spot_img
33 C
Rosario
sábado, diciembre 3, 2022
Grupo OAPCE

La triple crisis la salida: biotecnología y materia gris

La guerra de Rusia y Ucrania en la visión de los observadores internacionales se ha convertido en un conflicto de duración prolongada, presumiblemente de años en la estimación de EE.UU. Esto agravará las tres crisis desatadas en la economía mundial, la alimentaria, la energética, y la inflacionaria.

La Argentina tiene que pensar y concretar alternativas para reemplazar el actual modelo de acumulación que no crea empleo y genera una inserción internacional deficiente, la sociedad fordista es parte de un mundo que desapareció, hay que salir de la desigualdad y de la heterogeneidad territorial de la mano de lo publico y privado y la ciencia y los negocios.

Para Smart River esta nota periodística a Federico Trucco Tiene un enorme valor por la coyuntura y por el futuro del país que debe encontrar una matriz de crecimiento adecuada a las nuevas condiciones de la coyuntura mundial, fue realizada en el programa televisivo «La Repregunta», que conduce la periodista Luciana Vázquez

“Hay que provocar a las universidades y al Conicet para que venzan los prejuicios y tengan una mayor orientación a la construcción de empresas y a crear empleo”.

“Cuando miro una planta de soja, veo una máquina de convertir dióxido de carbono en moléculas orgánicas. Ese proceso que se llama fotosíntesis y puede ser redireccionado por las herramientas más modernas de la ciencia, y si además construimos activos localmente y los internacionalizamos es posible encontrar una ecuación de valor que ningún otro país tiene”.

La Argentina tiene la posibilidad de utilizar la biotecnología en múltiples industrias, con la salvedad de que el sector agropecuario es uno de los sectores de nuestro país relevante internacionalmente. Por eso cuando hay capacidad de utilización de los recursos del Estado, del Conicet, se da una combinación única que permite pensar en las oportunidades de un sector para trascender la venta de materias primas y vender materia gris”.

 “El sector agropecuario permite un nivel de protección frente a los problemas macroeconómicos porque participa de una cadena de valor global que tiene sus ingresos dolarizados, pero la propuesta de valor tiene que ocurrir a nivel global. Si solo pensamos proyectos para nuestro mercado doméstico, va ser muy difícil convencer a inversores internacionales que nos apoyen, ahora, si construimos los activos localmente y los internacionalizamos correctamente podemos encontrar una ecuación de valor que ningún otro país tiene”.

Federico es un joven y parsimonioso bioquímico por la Universidad de Luisiana cuyo apellido paterno remite inmediatamente a la siembra directa, que junto a la hidrovía y las nuevas tecnologías agrícolas, dio lugar al asombroso desarrollo del del polo agroindustrial exportador del gran Rosario.

Federico Trucco en una entrevista en el programa de TV «La Repregunta» sorprende cuando habla de provocar a las universidades y al Conicet para que venzan prejuicios y destinen mayores incentivos a la construcción de empresas y a crear empleo.

La entrevista apuntó al gran impacto que causó la decisión del Ministerio de Agricultura de China de aprobar la soja anti sequía HB4 desarrollada por Bioceres ¿Cómo se llegó a esa articulación tan lograda de lo privado y del estado en dos países tan distintos?, preguntó Luciana.

Trucco contesta que «es la validación de un proceso que empezó en el año 2003, cuando se decidió avanzar con la tecnología del Conicet vinculada a la tolerancia a la sequía. Después de muchos años sobrellevando el proceso después de la primera aprobación para esta tecnología en soja en la Argentina en 2015, fue muy importante para Bioceres lograr siete años después, la aprobación en China que habilita comercialmente a un comprador tan importante».

La Soja anti sequía es producto del cruce virtuoso entre lo público y lo privado. ¿Cómo se dio?

Trucco reconoce el rol clave del Conicet y la investigación de Raquel Chan, también el capital privado de Bioceres y la relación entre estas economías tan distintas. Cuando la periodista pregunto ¿Cómo es que esa relación entre una empresa de capital privado como Bioceres y una institución como el Conicet, que es estatal, pudo ser tan virtuosa? Trucco respondió que «para estos desafíos, la única chance que tenemos como país es una estrategia colaborativa, porque la dinámica de ambos países es compleja».

«Nosotros no podíamos construir una estructura regulatoria en China: necesitamos contar con una compañía similar en ese país que hiciera esto por nosotros. En 2011, empezamos a colaborar con unas compañías privadas chinas, y finalmente la compañía china apareció, se llama DBN Biontech y es la única que logró aprobaciones de eventos biotecnológicos chinos fuera de China».

La Biotecnología, es la oportunidad de la Argentina futura… o presente?

“Si construimos activos localmente y los internacionalizamos correctamente podemos encontrar una ecuación de valor que ningún otro país tiene” dice Trucco, que también asume que sobre el campo pesa un estigma, sobre todo desde sectores Kirchneristas que lo conciben como producción primaria que beneficia a unos pocos.

Para Trucco, «la biotecnología está siendo utilizada en desarrollos de salud, en la funcionalización de alimentos, en la producción de biomateriales y en la sustitución de energías renovables, entre otras posibilidades poderosas».

«La Argentina puede utilizar la biotecnología en múltiples industrias, contando con un sector agropecuario poderoso internacionalmente, uno de los pocos sectores que representan el 5% de la producción de granos y el 5% de la soja. Hay pocos sectores de nuestra economía que representen el 5% de la producción mundial de granos y en el caso de la soja, que es la estrella del mundo agrícola argentino, el 15% del mercado mundial. Cuando hay capacidad de utilización de los recursos del Estado del Conicet, se da una combinación única que permite la oportunidad de un sector para trascender la venta de materias primas y vender materia gris».

«Esto es lo que estamos haciendo con esta tecnología relevante para poder sobrellevar las sequías, para poder controlar esos efectos y obtener mayor productividad».

«Nosotros podemos producir más en nuestro propio país. Hay 20 millones de hectáreas que se siembran todos los años. Al menos un tercio tiene problemas de disponibilidad hídrica crónicos. Ahí es donde podemos aumentar la productividad de manera significativa, obteniendo entre 2 mil y 3 mil millones más de exportaciones por año si logramos penetrar esa oportunidad de forma completa. Ese problema hídrico también pesa en Brasil en forma muy dramática, en una parte relevante de EE.UU. en forma muy importante; también en China, en India, en cada uno de los productores de soja. La oportunidad por fuera de la producción local argentina, es tanto o más significativa desde el punto de vista de la captura de valor para la ciencia y la tecnología».

Sigue Trucco: «Vivimos en la era del conocimiento, es casi una obligación incorporar conocimiento. Si lo logramos, podemos hacer mucho más para el desarrollo del país en su totalidad y no solo para una fracción de nuestra gente».

«En la agricultura posgranaria, lo que hacemos es utilizar el ecosistema no sólo para producir materias primas agrícolas, sino también para producir los plásticos biodegradables que va a necesitar la humanidad; o para producir alimentos funcionalizados vinculados con la salud, que nos permitan sobrellevar mejor distintas condiciones de la vida estresante que hoy tenemos; para la sustitución de hidrocarburos. Para todo eso, tenemos que animarnos a dar el salto hacia el futuro incorporando la ciencia moderna: en eso, la Argentina tiene ventajas competitivas porque es un país que tiene una trayectoria en las ciencias biológicas, con Premios Nobel, con equipos científicos. Nuestra misión es ser actores activos en ese proceso de transicionar de la agricultura actual a la agricultura del futuro; alcanzar muchísimo más impactos en la economía agraria de nuestro país. Que esa economía no quede acotada a la producción de materias primas», finalizó.

Noticias Relacionadas

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Las Más Leídas