spot_img
21.7 C
Rosario
martes, septiembre 27, 2022
Grupo OAPCE

El puerto de Rosario: Algunos comentarios sobre su historia (Tercera Parte)

Los hechos acontecidos hasta la salida de los filipinos, degastaron políticamente a Carlos Bermúdez y obligaron al Gobernador a separarlo y a poner al frente del ENAPRO a una mujer de su confianza: María Herminia Grande, quien desembarcó en el organismo en agosto de 2000.

El Consejo Directivo del ENAPRO tomó la decisión de llamar a una nueva Licitación Nacional e Internacional para concesionar la Terminal Portuaria multipropósito, con la recomendación de hacer, en lo posible, un proceso acelerado.

En esta etapa, se contó con Asistencia Técnica local, provista nuevamente por la consultora argentina ESINEC Estudios de Ingeniería y Económicos S.R.L.

El 27 de octubre de 2000 se aprueban los pliegos licitatorios.

Se realizaron algunos encuentros y reuniones con empresarios para promocionar el emprendimiento, entre ellos en Miami y Santiago de Chile, además de Rosario y Buenos Aires.

En esta oportunidad, sólo dos consorcios en formación compraron los pliegos de licitación.

La apertura de sobres fue programada en principio, para el 28 de febrero de 2001, pero luego se postergó hasta el 14 de marzo iguiente.

Solamente un consorcio presentó oferta, el grupo conformado por empresas argentinas y uruguayas y lideradas, en cuanto al know‐how portuario por un “cluster” de operadores del puerto de Tarragona, España.

El Consorcio Oferente estaba integrado por S.G.A. S.A., LOOSTER COMPANY S.A., OBRASCON HUARTE LAIN S.A., T.P.S. TARRAGONA PORT SERVICES S.A., FRUPORT S.A., NAVIERA DEL ODIEL S.A., SILOS DE TARRAGONA S.A. y CEMENTOS GOLIAT S.L. con la Dirección de Proyecto y Management Comercial de la Autoridad Portuaria de Tarragona.

Durante el desarrollo de la licitación, nuestro país sufría una de las crisis política, económica y social, más importantes de su historia, lo que desencadenó dificultades y demoras en la culminación del proceso.

El 29 de Julio de 2002 se celebró un precontrato, a fin de asegurar la continuidad del proceso y para posibilitar la formación de la sociedad operadora y otros trámites administrativos exigidos.

El correspondiente Contrato de Concesión, fue firmado de 16 de octubre de 2002 por la presidenta del ENAPRO, Sra. María Herminia Grande, por una parte, y el presidente del Directorio de la Concesionaria, Terminal Puerto Rosario S.A., Sr. Jorge Guillermo Pablo Salazar Boero, por la otra.

El canon establecido en el contrato era significativamente menor al de la primera concesión fallida. Consistía en un monto fijo de $ 450.000 (pesos‐dólares) trimestrales durante los primeros diez años de concesión más los derechos de uso de muelle, que percibiría ENAPRO. A partir del onceavo año de concesión, se establecía un canon variable de 7,50 % de la facturación
bruta.

La inversión comprometida, también era inferior, con montos de u$s 9.023.000 en obras de infraestructura y u$s 19.253.000 en equipamiento operativo, que incluía una playa de automóviles (considerando la proximidad de General Motors) y equipos para manipular contenedores en plazoletas y muelles.

Noticias Relacionadas

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Las Más Leídas