spot_img
21.7 C
Rosario
martes, septiembre 27, 2022
Grupo OAPCE

El transporte marítimo de contenedores y las consecuencias de la postpandemia

Los fletes marítimos de carga y descarga en América Latina y el Caribe disminuyeron un 3,4% entre 2019 y 2020, indicó el Informe sobre el Transporte Marítimo 2021 de la UNCTAD Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

Se trata del período que a consecuencia de la pandemia de Covid19 las exportaciones e importaciones cayeron debido a las medidas sanitarias que afectaron a la mayoría de las regiones del mundo.

En ese contexto, Latinoamérica sufrió una disminución de poco más del 7×100 del PIB siendo las operaciones de importación las más afectadas.

En consecuencia, el tráfico portuario regional de contenedores se redujo en un 1,8% en 2020, moviendo un volumen total de 59 millones de teus.

Además, el informe explica que la lentitud en la incorporación de la digitalización y de la despapelización de los tramites, sumado a la falta de transparencia en las regulaciones y las debilidades a largo plazo de la planificación de los países no ayudaron a dinamizar el sector y dificultan el desempeño portuario en la región.

Asimismo, el documento indica que la distribución y el rendimiento de los 10 primeros países según el número de terminales portuarias son Brasil, México, Argentina, Chile, Perú, Colombia, Paraguay, Venezuela, Panamá y Cuba que cuentan con el 74 por ciento de las instalaciones portuarias de la región.

Un dato muy interesante que remarca el informe es que el sistema portuario difiere en la región en términos de madurez y productividad. En cuanto a la categoría de graneles líquidos y secos, la productividad es mayor en los países más especializados, como en Argentina, Brasil y Colombia, que mueven casi 600 millones de toneladas al año.

“En los últimos años, la región ha experimentado un enorme crecimiento en términos de contenedores, aunque sólo cuatro terminales cuentan con procesos semiautomatizados», sostiene el informe.

«Los avances en la digitalización y las transacciones sin papel también han sido lentos, y los procedimientos regulatorios son poco transparentes, lo que dificulta el fomento de una competencia efectiva”, señala.

A su vez, el artículo remarca que “la planificación a largo plazo ha mostrado una falta de previsión para los puertos y la conectividad con las infraestructuras del interior».

En otro orden, señala las diferentes realidades dentro de la región donde algunas zonas tienen mercados cuasi-monopolísticos débilmente regulados, mientras que otras tienen una competencia excesiva, que puede resultar perjudicial.

Los sistemas de diseño, otorgamiento y supervisión de las concesiones se ven obstaculizados por la debilidad institucional y el resultado final suele ser la ineficacia y la baja productividad.

Finalmente el informe consigna otros datos interesantes, Los servicios logísticos y portuarios se prestan a través de 1.967 instalaciones portuarias en 50 países y territorios de la región, de las cuales aproximadamente dos tercios están certificadas con el código internacional de protección de buques e instalaciones portuarias (PBIP).

Panamá siguió siendo el país con la mayor flota del mundo (TPM y valor comercial en pesos registrada bajo su pabellón. En tanto, el puerto mejor conectado según el Índice de Conectividad del Transporte Marítimo de Línea (LSCI) de la UNCTAD en América Latina y el Caribe en 2020 fue Cartagena, Colombia.

Noticias Relacionadas

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Las Más Leídas