Grupo Murchinson
13.5 C
Rosario
martes, mayo 28, 2024
Grupo Murchinson

Hitos del ENAPRO: Un vistazo a sus 2 últimas administraciones

El Puerto de Rosario es manejado por el Ente Administrador Puerto Rosario (ENAPRO) desde el año 1994.

Desde que la Nación traspasó los puertos públicos a las provincias en el año 1994 y hasta el 2007, Santa Fe estuvo gobernada por el Partido Justicialista. Durante esos años, los sucesivos gobiernos del PJ no contaron con ninguna política destinada al sector portuario (con todo lo que representa este sector en términos económicos y culturales para la provincia y Rosario); solo fueron concesiones fracasadas como el paso del grupo ICTSI por el puerto de Rosario más palabrerías sobre proyectos que nunca se llevaron a cabo.

Tampoco pudieron hacer que los puertos públicos fueran rentables y eficientes. Todo lo que referiere a políticas públicas provinciales para la actividad portuaria durante ese período de más de una década, estuvo marcado por la desidia y la inoperancia.

En el año 2007 se produce un cambio de color político en la provincia con la victoria electoral del FPCyS y la llegada a la casa gris del Dr. Hermes Binner. Este cambio significó también nuevos aires para los golpeados puertos públicos. En ese marco, el Lic. Angel Elias asume como Presidente del Enapro, dando inicio a una nueva etapa en la historia del puerto de Rosario.

La ejecución de proyectos de gran relevancia colocó a las terminales portuarias rosarinas tanto en el plano nacional, como regional e internacional.

A modo de reseña se pueden mencionar los hitos producidos durante esa nueva gestión que modificó la historia a favor del puerto de Rosario.

En primer lugar, en el año 2009, tras conseguirse la salida del concesionario anterior, se concretó el ingreso de capitales locales de la mano del grupo Vicentín en sociedad con una compañía internacional, el holding logístico Ultramar, que traía como antecedentes la gestión de los históricos puertos de Montevideo y Valparaíso, ambos de suma trascendencia en la logística sudamericana.

Ese mismo año, se consigue el arribo de la compañía naviera internacional MSC con un servicio regular a la terminal portuaria de Rosario, lo que permitió a los exportadores mejorar los costos y tiempos operativos. Este acuerdo fue histórico para Rosario y la región debido a que permitió un cambio de paradigma: fue la primera vez que la terminal rosarina se convirtió en puerto oceánico para sus cargas manufacturadas.

Asimismo, en 2010 llegan más líneas marítimas, las navieras Maersk y Hamburg Sud, hito de suma importancia por tratarse de las principales líneas oceánicas del mundo, al tiempo que también llega la naviera china Cosco, la mayor compañía del rubro de ese país y principal operador marítimo del trafico de oriente.

En el año 2013 se hace la prueba de descargar automotores en TPR, evento que tuvo gran éxito y determinó la primera operación de buque ro-ro (acrónimo del término en inglés roll on-roll off que refiere al transporte de rodados).

En 2014 se reacondiciona el muelle de la unidad 7 de Rosario que opera la empresa Servicios Portuarios, obra a partir de la cual se duplicó la operación y se dispuso de 2 frentes de atraque, permitiendo la carga de 2 buques al mismo tiempo.

En 2015 se firma el proyecto Fénix entre TPR y General Motors, que permitió que se importaran por los muelles de Rosario 10.000 TEUs de autopartes, situando de esta forma a la terminal local en “categoría internacional” para la operación de autopartes.

A modo de balance, se puede decir que al concluir la gestión se había conseguido un balance superavitario comparado con los números en rojo durante la dirección del PJ.

Se sumó infraestructura, se incorporó scanner de última generación, se concretó la llegada de navieras de primera línea, se multiplicó el volumen de cargas. Al mismo tiempo se acordó el reacondicionamiento de los muelles de TPR.

Pero la dinámica de la vida política no va de la mano con los progresos de la gestión. Y así fue que en el año 2019, el PJ vuelve a ganar las elecciones para ocupar la gobernación de Santa Fe. Lo lógico habría sido que el nuevo gobierno aprenda de los errores del pasado y al mismo tiempo, continúe afianzando los logros alcanzados en la gestión saliente; sin embargo, muy por el contrario, otra vez se le dio la espalda al sector portuario y se colocaron a los puertos en un segundo plano.

Tal es así, que la primera medida que toma el ejecutivo es designar a funcionarios inexpertos y sin conocimiento en materia portuaria y logística para la conducción del Enapro y otras aéreas de gobierno referentes a dicha actividad, denigrando otra vez la política pública portuaria.

De esta manera, tras haber transcurrido los 4 años de la actual gestión, la realidad del puerto de Rosario es dramática: no se han reconstruidos los muelles, se fueron las líneas marítimas más importantes y cayó el volumen de carga. A ese desaguisado se sumo el conflicto largo e innecesario entre el sindicalismo y TPR.

Mientras transcurrían esos eventos la dirección del Enapro se dedicó a fomentar y realizar actividades ajenas a la labor portuaria, como promover un bar en el sector de la Estación Fluvial, organizar encuentros con influencers y fomentar el turismo en la isla, los que no registraron ningún beneficio en favor del desarrollo económico de la región.

Los 4 años de la gestión de Miguel se basaron en un proyecto a 50 años entre cuatro paredes; en la ciudad donde Binner creó el PLAN ESTRATÉGICO ROSARIO que tuvo como ejes principales la participación y la diversidad cultural. Para tal fin se contrató a una consultora internacional que aún no terminó el trabajo ni lo va a hacer para el 10 de diciembre.

Tampoco lograron gestionar el bar que abrieron en el sector de la Fluvial, emprendimiento gastronómico que podemos referir como la única iniciativa “portuaria” de la actual gestión. El foco estuvo en la critica de la gestión anterior.

Un ejemplo de ello es la reparación de los muelles: en 2019 se había llegado a un  pre acuerdo con el concesionario para su reparación y acondicionamiento. La gestión actual lo dio de baja sin proponer una alternativa; como resultado, los muelles siguen sin repararse, con riesgo de derrumbe.

Estos últimos años han sido un gran retroceso para el Enapro ya que se redujeron todos sus indicadores y no hay una sola acción positiva para mostrar.

Nos alienta saber que Pullaro se ha manifestado en favor de los puertos y de una nueva dirección del Enapro que retome la senda de logros y progreso para Rosario y la región.

Noticias Relacionadas

spot_img
TPR Terminal Puerto Rosario S.A.
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Las Más Leídas